COMO ELEGIR EL PEDIATRA PARA TU BEBÉ

Suele resultar difícil elegir el mejor pediatra para tus bebé.
Debe ser un buen profesional a nivel científico y que esté actualizado, pero no sólo queremos eso para nuestros bebés e hij@s. También queremos cosas importantes como que nos sepa escuchar, que nos sepa explicar bien las cosas, y todo ello nos hará confiar en su criterio.

Pero hay más cosas que debemos tener en cuenta, pues muchas veces se pone en manos del pediatra cuestiones sobre crianza y educación, y como todas las personas, todos tenemos nuestras opiniones y nuestros estilos de vida. Tipo de lactancia, alimentación BLW o no, colecho, porteo, … Por eso es importante encontrar alguien que nos merezca su confianza, pues vamos a delegar en él/ella el bienestar de nuestro hijo, durante muchos años.

 

Yo buscaría en un pediatra…

– que trate bien al bebé/niño, incluso con cariño. La manera de hablar, de mirar, de interactuar con el niño, dice mucho de una persona, y de un pediatra y su vocación.
– que tenga empatía con los padres, amable, atento, que sepa explicar las cosas con claridad y de manera sencilla, sin tecnicismos que no nos dejen entender qué le pasa a nuestro hijo ni como darle los tratamientos. Que pueda contestar a las preguntas e inquietudes con respeto. Que nos pregunte acerca de nuestro hijo, hábitos, antecedentes,… A veces este punto se puede complicar por la presión asistencial, y el pediatra puede que vaya rápido y sea muy escueto. Pero eso puede pasar a veces, no siempre debería comportarse así.
– no todo es amabilidad y buenas formas, como he comentado en la primera línea, debe ser un buen científico, debe reconocer los síntomas y saber diagnosticar con certeza las enfermedades.
– debe saber sobre Lactancia Materna, y si tiene dudas, debe saber donde derivarte. Del mismo modo, debe saber sobre leche adaptada.
– un punto muy importante, es que no todo es dar tratamientos. Es muy importante la prevención y promoción de la salud, por tanto en la revisiones de salud de tu hijo, debe saber explicarte medidas de salud, y debe saber sobre vacunas.

 En fin, al final necesitamos un científico con calidad humana, que nos respete a la familia y al niño, y que no solo mire la dimensión física.
Sino estás a gusto con tu pediatra, aunque sea el del sistema de salud pública, cámbiate, tienes tu derecho, y además es importante que os “entendáis”.
Y debemos tener en cuenta, que un buen pediatra para tu hijo, puede no serlo tanto para otro niño, especialmente cuando nos basamos en estilos de crianza.

Pediatria, Lactancia, BLW y más